NoticiasPortada

El “poder del pueblo” vs las élites financieras: ¿estamos presenciando un momento histórico en Grecia?

Grecia, aprendimos en la escuela, es la cuna de la democracia y el origen de los ideales que rigen el humanismo. Algunas personas han leído los resultados del referéndum del pasado domingo, en el que los griegos dijeron NO a la troika, como un evento histórico, cargado de simbolismo.

El periodista británico Paul Mason celebra la victoria del pueblo griego, que incluye a liberales y a conservadores. “Todos esos líderes europeos que amenazaron con expulsar a Grecia de la Unión Europea ahora se deben de estar comiendo sus palabras… deben de entender que por primera vez en la historia de la eurozona el poder del pueblo ha ocurrido… Esto es dramático”.

“No votamos contra Europa, pero queremos otra Europa: con democracia y respeto de los pueblos. […] El pueblo griego votó ayer contra el régimen colonial, contra los ultimátums”, dijo Errikos Finalis, coordinador del Departamento de Relaciones  Internacionales del partido gobernante, Syriza.

Bernie Sanders, candidato progresista a la presidencia de Estados Unidos, elogió al pueblo griego: ”En un tiempo de grotesca desigualdad financiera, las pensiones de las personas en Grecia no deberían ser reducidas aún más para pagar a los bancos más grandes y a los acreedores más ricos del mundo”.

El economista Thomas Piketty considera que la posición moralista de Alemania no puede tomarse en serio, ya que dicho país insiste en medidas inflexibles cuando, después de la derrota de los nazis, se le perdonó una inmensa deuda, si bien gradualmente. “Su ignorancia de la historia es alarmante”, dijo Piketty. ”No podemos pedirles a las nuevas generaciones que paguen por los errores de sus padres”. Por el contrario, la situación parece ser una oportunidad para que Alemania elimine karma o si se quiere, de otra forma, pueda practicar una más alta filosofía ética.

Por otro lado, la fachada moral puede también ser seriamente cuestionada por la taimada intencionalidad con la que las instituciones europeas han orillado a Grecia a fracasar en cubrir su deuda, beneficiándose de ello. Este artículo explica cómo la crisis de la deuda griega puede verse como una crisis manufacturada intencionalmente por los sospechosos comunes en este tipo de situaciones, que son los que reciben el dinero del rescate financiero: los bancos privados y las instituciones financieras transnacionales.

Es posible que acabemos de ver una de las pocas manifestaciones efectivas de poder del pueblo en contra del poder de las élites. El país que dio a luz la democracia simbólicamente se enfrenta a la corrupción de los ideales y a la hipocresía detrás del embanderamiento de la libertad y la democracia. Sin ceder a las amenazas y al chantaje de la tiranía financiera (una forma moderna de esclavitud crediticia), Grecia ha decidido tomar el camino correcto, un camino que seguramente intentará ser torturado y desviado por las presiones de la cúpula Europea. Son tiempos interesantes y difíciles; habrá que mantener, sin embargo, cierta reserva y ver cómo evoluciona esto y si Grecia puede mantener su posición autónoma y no ser cooptada y corrompida por la comunidad internacional. Grecia podría estar trazando un nuevo camino entre las cenizas, dando un golpe (moral) de pecho o podría simplemente estar cavando más hondo su tumba, destinándose a la marginación en el euro-limbo; creemos y esperamos que sea lo primero.

Comment here


*